Efectos, defectos y la bola de golf

por Jens Riis
2003-09-24
 
En más de una ocasión, hemos echado la culpa a la maldita bola de golf por los golpes errados y desviados; y en otras la hablamos [a veces con ternura y cierta urgencia] con frases como "¡Vuela, vuela!", "¡No te vayas!" o "¡Venga,venga!". Ya saben cómo es ésto pero realmente, ¿cómo influye esa bola en nuestro nivel de juego y qué bola nos interesa utilizar?

En el golf, podemos decir es cuestión del arco, el indio y la flecha. Mejor dicho es cuestión de la reacción entre la cara del palo [puesto en movimiento por el jugador] y la bola. Es el resultado de esta reacción [el impacto] y las características de la bola que determinan finalmente la forma de vuelo de la bola.

Características
Antes de meternos con la pregunta funtamental de ¿qué bola elegir?, interesa profundizar un poco más sobre los tipos del bolas que hay en el mercado actual, qué características tienen y cómo influyen en el juego.

Tipo de construcción
La oferta actual se basa fundamentalmente en dos tipos de construcción de bolas: dos piezas y tres piezas, seguido de una minoría de bolas de última generación de 4 [y incluso más] piezas.

Dos piezas
La bola de todos los días es del tipo dos piezas que consiste de un núcleo sólido esférico moldeado, recubierto de una fina capa o cáscara exterior. Suelen ser más duras y más baratas que las de tres piezas.

Tres piezas
Más complejas son las de tres piezas, fabricadas sobre un pequeño centro sólido [o de caucho líquido], cubierto por una gruesa capa rebobinada de hilo de goma estirada y su corespondiente cáscara exterior.

Cuatro piezas
Aquí hay varios modelos que consiste en una capa adicional entre el núcleo y la cáscara exterior. La idea aquí es el toque de bolas de tres piezas, manteniendo la resistencia y distancia de las de dos.

Cubertura
En principio hay dos clases de cubertura [cáscara]: "balata" de caucho natural y Surlyn (tm) u otras resinas termoplásticas. La balata es más blanda y agarra mejor a la cara del palo en el momento del impacto, impartiendo un toque suave y mayor efecto a la bola. El Surlyn [y otras marca similares] es mucho más resistente y difícil de cortar, pero siendo más duro, tiene un toque menos suave e imparta menos efecto a la bola.

Indice de compresión
Quizás la característica menos apreciada de la bola de golf es su índice de compresión. El índice suele ser de 80, 90 o 100 - con la bola de 80 siendo más "comprimible" y la de 100 la que resiste más la deformación en el golpeo. Durante el impacto, la bola se aplasta sobre la cara del palo y para sacar máximo rendimiento, en teoría la mitad de la bola debe deformarse en este instante. Esto supone que la bola con índice de compresión de 90 es la más indicada para el jugador de potencia normal, mientras la de 100 resulta mejor para los más fuertes y la de 80 queda reservada para los/las con poca potencia de "swing".

Indentaciones o "dimples"
Las pequeñas intentaciones que cubre la superficie de la bola ["dimples" en inglés] juegan un papel fundamental en el comportamiento de la bola en vuelo. Parece que si la bola fuera perfectamente lisa, ofrecería menos resistencia al aire y por tanto iría más lejos. Pero estudios aerodinámicos demuestra lo contrario y además de movimientos mucho más acusados de "slice" o "hook", una bola lisa en realidad alcanzaría alrededor 30% menos distancia.

¿Porqué vuela más y tuerce menos la bola con "dimples"? La bola es un proyectíl que [bien pegada] sale del palo a unos 200 kilómetros por hora y el efecto que produce las indentaciones es una turbulencia sobre la superficie de la bola. La turbulencia facilita el paso del aire y en efecto reduce la resistencia. El resultado, la bola es un proyectíl más eficiente y vuela más.

Elegir bola
Como hemos visto, las características técnicas de las bolas son múltiples y de hecho hay más de 60 modelos de bolas de golf en el mercado actual. Hay para todos los gustos [y bolsillos] pero al fin y acabo, el jugador tiene que tomar en cuenta una serie de factores básicos a la hora de decidir: el toque, su potencia, sus defectos y la disponibilidad/precio.

Como hemos comentado en más de una ocasión en este espacio, el golf es cuestión de sensaciones y es el toque de la bola que más nos debe interesar. Toque es esta sensación que notamos en el momento de impacto en los tres tipos de golpes: enteros, cortos/medios y [por supuesto] el putt. Probablemente la peor cosa que se puede hacer es elegir de entrada la misma bola que utiliza Sergio García o Tiger Woods, ya que sus características físicas no tiene nada que ver con el típico jugador de fin de semana.

Las sensaciones que da la bola se debe fundamentalmente al tipo de construcción [2 o 3 piezas], el índice de compresión y el tipo de cubertura. Como hemos visto arriba, la bola de toque más suave suele ser la de balata de 3 piezas. Es la bola de se agarra mejor a la cara del palo y [por tanto] coge mayor efecto, pero se corta con cierta facilidad y cuesta más.

Efecto
Volvemos a la base de todo: esta reacción entre la bola y la cara del palo. La bola sale del impacto a gran velocidad y con efecto(s). Si la cara del palo esta perfectamente cuadrada en el empacto, predomina el efecto "backspin" con la bola girando rápidamente hacía atrás sobre el eje horizontal. Pero con impactos descentrados y/o con la cara del palo torcida, aparecen los temidos "slice" o "hook", producidos por la bola girando en un sentido u otro sobre el eje vertical.

El "backspin" no es siempre bienvenido. Aunque ayuda parar la bola en el green, demasiado efecto hace que la bola rueda menos, también sube más de los deseado, y esto cuesta distancia. Aunque la publicidad de algunos fabricantes de palos nos hace pensar lo contrario, pruebas realizadas hace tiempo por la revista 'Golf Digest' del papel de dos tipos de ranuras en la cara del palo, demuestra con claridad que el tipo de bola es la clave del efecto "backspin". La pueba utilizar bolas de balata de tres piezas y bolas cubiertas de Surlyn de dos piezas, con hierros de ranura normal en "V" y los hierros Ping de la época con la polémica ranura "cuadrada". (ver tabla)

Tabla de efecto "backspin" ['Golf Digest', Dic 1986]
   Ranura VRanura Cuadrada
Calle secaBalata11.44111.794 (+3%)
Calle secaSurlyn 7.845 8.770 (+11%)
"Rough" mojadaBalata 5.6467.987 (+41%)
"Rough" mojadaSurlyn3.3074.174 (+25%)
(Revoluciones por minuto)

Efecto engranaje
La ligera curvatura de la cara del palo produce un efecto poco apreciado, conocido como el "efecto engranaje". En el momento de impacto, la bola se aplasta contra la cara del palo y queda pegada. Durante este instante, se produce el efecto engranaje y el movimiento del palo en una sentido produce el efecto contrario en la bola. Así un golpe en la parte exterior del palo (ver foto), es convertido por el efecto de un "slice" espantoso en un ligero "draw".

Efecto trampolín
El uso de nuevos materiales ultra fuertes como titáneo y acero "maraging" ha producido una polémica en el mundo de golf y unos "drive" actualmente prohibidos por la USGA en Estados Unidos. La fortaleza de estos materiales permite la construcción de maderas metálicas con la cara muy fina, que cede un poco en el impacto para luego rebotar como un muelle. La mayoría de la fuerza que lanza la bola viene de la compresión de la bola contra la cara del palo, pero el efecto trampolín añada algo más energía [cuando se golpea en el centro de la cara] y por tanto un poco más distancia.

Bolas en remojo
La próxima vez que recupera una bola del agua o compra bolas recicladas, quizás debe repensarlo. Un estudio de 'Golf Digest' publicado hace 5 años demuestra que la bola en remojo pierde distancia. El estudio utilizaba bolas nueva de dos y tres piezas, unas sin remojar y otras con 8 dias, 3 meses y 6 meses bajo el agua.

Tabla de bolas en remojo ('Golf Digest', Enero 1996)
BolaNueva8 dias3 meses6 meses
2 piezas251 m224 m221 m222 m
3 piezas221 m216 m210 m207 m

En resumen
Muchos [como el que suscribe] utilizan las bolas que tiene a mano, las que nos han regalado o las de la oferta del mes de la tienda. La regularidad suele ser lo más difícil en el golf, pero se puede comprar un poco de regularidad, usando siempre la misma bola. Volviendo a nuestra pregunta principal, ¿qué bola elegir?, hay que decidir qué necesitamos:

1.El indice de compresión adecuada.
2.La bola con las características que pueden ser de ayuda en nuestro juego.
3.El toque que nos gusta.
4.Disponibilidad y precio.

Si uno busca distancia, tiene problemas de "slice" o la bola sube demasiado, la bola Surlyn de dos piezas puede ser lo más indicado. La tabla de "bolas en remojo" anota mayor distancia con la bola de dos piezas y como hemos visto que coge menos efecto "backspin", tendrá además menor tendencia de "slice".

Por lo contrario, si la prioridad es control y poder parar la bola en green, quizás la bola de tres piezas es la mejor elección. Otra alternativa puede ser la nueva generación de bolas de varias capas/piezas, que según los fabricantes ofrecen el toque de balata y la distancia de Surlyn. Eso si, cuestan bastante más y duran menos.

*Surlyn es una marca registrada de Dupont


 Página principal

 ¿Porqué palos a medida?

 Componentes

 Servicios

 Formulario de Medición

 Medición online

 Elegir varilla


Contáctenos

Jens Riis *

Josefa Valcárcel, 12 Ch-5
28027 Madrid
Tel/Fax 913 205 911
Móvil: 616 339 569

E-mail: golf@jrnet.com

* Formado y titulado "Custom Club Fitter" por Dynacraft

para varillas "gordas"

Ahora disponemos de Grips Crossline especiales para varillas "oversize": tipo Makser y TaylorMade Bubble.

Cancha de prácticas y clases de golf

Alcalá 525
Centro Deportivo
C/Iquitos (esq. C/Miami)
MADRID
Tel: 913 205 028


Página desarrollada por Jens Riis
All Rights Reserved: 1995 - 2017